Páramo I: Gestión sostenible de los recursos

El Proyecto Páramo I buscaba construir junto con las comunidades indígenas de la región andina del Ecuador (Pueblo Cayambi, y Pueblo Karanki) un manejo comunitario y sostenible de los páramos y los recursos naturales. El objetivo: incrementar la resiliencia local frente al cambo climático y el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades. El proyecto se ejecutó hasta finales del 2017.

El manejo integrado de suelos era un aspecto importante en el proyecto. Foto: Johanniter

El proyecto se desarrolló con la participación de 49 comunidades indigenas y campesinas, realizando un trabajo integral para el fortalecimiento de su capacidad de gestión de los recursos naturales y la promoción de iniciativas y estrategias para lograr procesos sostenibles de resiliencia al cambio climático. El proyecto contenía tres componentes centrales:

  • Gestión sostenible de las zonas altas o páramos
  • Gestion sostenible de las superficies de aprovechamiento agropecuario
  • Desarrollo de las capacidades locales

En el primer componente se trabajó mediante mingas en acciones de protección y conservación de las zonas de recarga hídríca, como la delimitación y cercado de fuentes de agua, monitoreo de caudales, delimitación de la frontera agrícola ó siembra de especies nativas. Una acción muy importante fue la elaboración participativa de los planes comunitarios de gestión de páramos a través de los cuales la comunidad alcanzó acuerdos y compromisos para proteger sus recursos naturales.

En el segundo componente se trabajó en la protección y fortalecimiento de los medios de vida de pequeños productores agricolas,  realizando la construcción y mejoramiento de infraestrutura de riego tecnificado, diversificación de las cosechas y producción agroecológica, entre otras. Todas las medidas tuvieron como fin mejorar los ingresos de los pequeños productores,  reducir el avance de la frontera agrícola y la presión humana hacia las zonas de páramos.

En el tercer componente para el fortalecimiento de las organizaciones comunitarias junto con actores locales (Gobiernos Autonomos Descentralizados – GAD) se articularon las acciones del proyecto. Las comunidades y sus dirigentes particparon en talleres para generar propuestas locales, foros e intercambios de experiencias sobre la gestión sostenible de sus territorios.

Logros e Impactos

Los sistemas de riego son manejados por las Juntas de Riego. Foto: Johanniter

Durante los cuatro años del proyecto se logró - entre otras - la recuperaron y protección de aproximadamente 70.000 hectáreas de zonas de páramos, mientras se eliminó el pastoreo en 28.500 hectáreas. En total 1418 familias participaron de la siembra de más de 54.280 plantas de especies de flora nativa y en la creación de 51 km de cortinas rompevientos y cinturones verdes en las zonas de producción agrícola. Con las medidas se alcanzó una reducción en un 90% de la incidencia de quemas agricolas e incendios forestales. El mantenimiento y en algunos casos, mejoramiento de los caudales que abastecen el agua de consumo humano y de riego, beneficia de forma directa a más de 8.869 familias rurales.

Todas estas acciones han permitido que las zonas altas andinas en proceso de degradación puedan regenerarse y mantener su biodiverdidad. Estimamos que aproximadamente 40 especies de flora nativasdesaparecidas de la zona han vuelto a crecer en los páramos. El proceso es lento, pero se están viendo los resultados de las acciones adoptadas por el proyecto“, dice Mauricio Cisneros, coordinador de la organización socia IEDECA.

Respecto al aprovechamiento agropecuario, más de 350 familias de pequeños agricultores accedieron a agua de riego mediante sistemas tecnificados de aspersión. Así se mejoró la productividad en 250 hectareas de cultivos agrícolas y pecuarios. Más de 374 familias fueron capacitadas en la elaboración de biopreparados y caldos minerales y en la implementación de practicas agroecológicas. Con estas medidas los pequeños productores no solamente incrementaron su productividad, sino también se mejoró la diversidad, calidad y cantidad de alimentos para la dieta familiar. Esto fortaleció la soberania alimentaria local. En las parcelas productivas intervenidas con el proyecto, la producción de leche mejoró en 125% en caso de 174 familias. El proyecto fortaleció las estructuras organizativas comunitarias. Los sistemas de riego construidos o mejorados por el proyecto son operados eficientemente por las Juntas de Riego  de las comunidades. S hace un uso racional y eficiente del agua en cada chacra o percela.

Las comunidades conocen ahora sus derechos y obligaciones de acuerdo al marco juridico vigente y están en capacidad para desarrollar propuestas comunitarias a favor de sus derechos. Ellos mantienen su compromiso frente a la gestión sustentable de sus páramos y han asumido un  papel activo, protagónico y propositivo para el mejoramiento de su calidad vida y sus condiciones economicas, sociales y ambientales.

Bündnispartner der Johanniter: Aktion Deutschland hilft, Gemeinsam für Afrika, VENRO und DZI

Your contact person Sibylle Auer

Lützowstr. 94
10785 Berlin